Peripecias de una mediadora de lectura

Me parece que lo más jugoso que puedo compartir son las escenas que anudan las contradicciones que nos aparecen todo el tiempo en este tipo de trabajo, o más bien en la vida. Tengo que aclarar que no me gusta mucho la denominación «mediadora de lectura», pero sé que, como es actual, hace que se entienda más rápidamente a qué me dedico, después será tiempo de ahondar en eso.

Blog

Escena cuatro

A esta damisela y su corsario se les va terminando el año. ¡Puf! Tiempos intenso si los hay. Año de la zambullida definitiva, la que ya no usa el punto de partida como referencia, solo dedicarse al buceo inesperado. Aparecieron muchos impulsos creativos de nuestra parte, que nos regalaron encuentros de todo tipo, y también …

Escena tres:

Esta damisela y su corsario siguen su peregrinaje por tierras conocidas y desconocidas, invitados a lugares recónditos de tierras inverosímiles y de otras tan cercanas como la esquina desde mi ventana. En nuestros recorridos, hemos visitado muy diferentes centros educativos: para chiquitos, para requetechiquititos, para grandes, para muy grandes, lugares de los que cobran, lugares …

Escena dos:

La misma damisela de la escena anterior y su fiel y conocido corsario siguen su camino: leen, cantan, aúpan, gatean, arman, juntan, charlan, ríen, dan besos, lagrimean y, hasta a veces, hacen pucherear a algún grandote. Avanzan por tierras conocidas y desconocidas, enterrando banderines en el mapa. Otras veces, desde su cucha se dedican a …